martes, 14 de julio de 2015

EL POETA ARAGÓN. Alfonso Alonso Aragón



“EL POETA ARAGÓN”
Rosario tuvo un Poeta-Rey

Alfonso Alonso Aragón, nació en Monzón, provincia de Huesca, España, el 23 de enero de 1891.    
Tentado como muchos europeos la de encontrar una vida mejor, se embarca para América; arribando al puerto Buenos Aires en 1910. 
En esta ciudad permaneció por espacio de diez años.
Según sus relatos, había trabajando como capataz de una cuadrilla publicitaria de hombres sandwitch.








Estación Rosario Norte. Próximo al barrio de Pichincha.

En 1921 hace un viaje para conocer Rosario y aquí se radicó definitivamente.
En esta ciudad buscó en el mismo barrio diferentes recursos para sobrevivir; trabajó en una fábrica de turrones: “Gandia”.








Fue changarín, mandadero para una agencia de loterías.
Personaje pintoresco, ingenuo y medio loco, que vivió su propia ilusión.
Era de baja estatura, piel muy blanca, cabello largo, con bigotes, pobladas cejas un andar rápido, mirada atenta, vestido con un saco de sobremedida.

Se comentaba que un ex-intendente le había regalado un par de zapatos blancos; los usó por años, aunque eran tres números más grandes
Siempre vivió en la zona próxima a la Estación de Trenes en el barrio de “Pichincha”.







Su altura superaba levemente al al buzón postal.

El historiador Vladimir Mikielievich así lo recordaba:
“Aragón se mezclaba en el ambiente nocturno rosarino con periodistas, actores y escritores. “Su ingenuidad y corto 




entendimiento –decía el historiador rosarino- lo hicieron pronto blanco de las bromas de esa cofradía. La mayor de ellas fue convencerlo de encarar el legendario Rey Momo de los carnavales en los corsos que hacia 1930 alegraban la ciudad”.




Típica imagen del Conventillo

Poesía indescifrable
De alguna mesa se lo llamaba, a cambio de alguna moneda, escribía sobre algún trozo de papel o servilleta palabras que nadie jamás logró comprender.
Luego se arrimaba al mostrador para pedir un vaso de vino o de cerveza o café.








Retrato al óleo de Félix Rodríguez Cellis, para fascículos coleccionables editados por el diario La Capital.

De niño recuerdo que tomó un globo de mis manos y cuando intentó escribirlo se disolvió en una explosión y lágrimas.
Supo vérselo sentado frente al ventanal del bar del Hotel “Los Colonos”,un antiguo edificio próximo a la estación ferroviaria.

Muy acertada esta descripción: “Escribía largos poemas, laberínticos, rubricados por una enorme firma llena de adornos y lenguajes secretos que aún no se han descifrado. 
Sus presuntos versos fueron una sumatoria de ripios y dislates que provocaban risas y burlas piadosas. Esta poesía de mostrador fue rescatada por una revista extinta: “La Cebra a Lunares”, que logró, allá por 1974, entrevistar al poeta de las barras.
Ni sus poesías ni su comportamiento eran regulares. No había métrica ni rima, y si había algo de eso era por pura casualidad. 
En el poeta Aragón las palabras fluían sin pausa alguna, desordenadamente. Es que él fue también (es alguien) que sin saber escribir un poema (de acuerdo a los cánones siempre tan grises de la cordura) había logrado hacer de su vida la figura perfecta para un poema.
Algunos atribuyen a la sífilis sus versos que eran disparates de dementes; pero una bien cimentada fama de excéntrico y habitué prostibulario lo ha dejado incólume para la memoria popular”.





Dibujo del arista Gregorio Zeballos, alegórico al Poeta Aragón.

Monarca por cinco días
Durante más de treinta años reinó en los Carnavales de Rosario oficiaba del “Rey Momo”, sobre alguna carroza en la parte más alta sentado en una silla pintada de dorado sentado con un vestido con pantalones y una capa roja, una corona de papel dorado y un palo de cetro o una espada: Esas noches Aragón realmente se sentía Monarca y su mirada brillaba feliz.
Asocio al mítico "Don Quijote"; el haber convertido sus intensos sueños en convencidas andanzas y amoríos.
Él mismo Aragón afirmó en una entrevista que el Intendente Dr. Miguel Culaciati (1935-1938) le adjudicó el título de "Rey Momo", porque "ya era famoso como poeta desde muchos años atrás"...







Imagen de un prostíbulo de Pichincha  en Rosario año 1928.

Convertido en simpático e inofensivo personaje, las mismas autoridades lo invitaban a participar de los grandes Corsos del Carnaval que festejaba la ciudad en la época del intendente Luis Cándido Carballo (1959-1960); o un corso barrial que se llevaba a cabo próximo a la Estación de ferrocarril Rosario Norte, que ocupaba varias cuadras de la calle Callao.






Carrozas desfilando en el Corso de Carnaval, a mediados de 1960.

La muerte del Poeta
Aragón murió el 21 de diciembre de 1974 a los 83 años. Días antes había sido internado en el Hospital Roque Sáenz Peña.

En el Cementerio del Salvador, intendente Rodolfo Ruggeri (1973-1976) se hizo presente en el sepelio y la Municipalidad de Rosario, se hizo cargo de los gastos del mismo, y le concedió un nicho en el cementerio El Salvador. 
Según testimonios de Néstor Capa, un curioso y memorioso rosarino; poco tiempo después con gran desconcierto comprobó que fue un acto para la parodia pública;  pues el nicho se había desocupado
Ese año el Carnaval derramó una lágrima; se suspendió, nunca sabremos si fue una orden militar; mejor pensemos como el Quijote; pero sí sabemos que ningún otro rey volvió a reinar el Carnaval; y sus poemas durmieron la eternidad, de una imborrable leyenda popular.





En los bailes populares de los Carnavales rosarinos de los años 1960, bailando.

Gary Vila Ortiz Periodista y Poeta; escribió para el Diario “La Capital” del 26/11/2006:
Tuve el triste privilegio de escribir su necrológica y además de hacerle mandar, de parte de La Capital, una ofrenda floral.
Alfonso Alonso Aragón murió a los 83 años. Murió en un cuarto cercano a Rosario Norte, en la zona de Pichincha. En la puerta entonaba un aullido de tristeza un perro que lo amaba.
Murió solo y pobre, un cajón de pino cedido por la Municipalidad y un entierro de apuro fue su epílogo.
Para despedirlo pasaron por su casa el que entonces era intendente, el profesor Ruggeri, y algunos concejales. 
Le dieron un adiós que fue como un apretón de mano de la ciudad que lo quería. Nadie fue a su entierro, como corresponde”. 
(Es claro que Gary realizó un poético e idealizado relato; pero en verdad falleció en el Hospital Roque Sáenz Peña (barrio Saladillo, zona sur de Rosario).








Construcciones próximas a la estación ferroviaria "Rosario Norte".

Referencias que hacen mención al “Poeta Aragón”
- La Revista “La Cebra a Lunares”, en el número 4 incluyó un reportaje a Alfonso Alonso Aragón, el poeta Aragón, rey del carnaval rosarino.
Era un tema de actualidad ya que ese año (1974) el festejo del corso se había suspendido. “O es un golpe de la política o es para perjudicarme”, declaraba Aragón en uno de sus célebres comentarios, se afirma en el Diario La Capital.

- Alma Maritano escritora rosarina, en la novela Juvenil “El Visitante”; hace una breve referencia al Poeta Aragón.

- El Dibujante y Pintor Gregorio Zeballos, ha incluido en varias de sus obras al mítico poeta y personaje como símbolo popular de la ciudad.

- Tema musical compuesto por Rafael Ielpi la letra y Quique Llopis la música.
Cuenta uno de los protagonistas de la novela, que “En el año del moco, cuando mis viejos andaban de novios, había un loco lindo, que se hacía llamar Alfonso Alonso Aragón … que en lugar de pedir limosna, o hacer otra cosa, a la noche se iba por los restoranes, las confiterías y les hacía versos a las parejas que estaban allí … les preguntaba el nombre a las pibas y con ese nombre en un momentito les hacía un verso … entonces el novio le daba algo de plata, lo que quería… Después, todos los carnavales, lo coronaban rey, siempre era el Rey Momo, el Rey del Carnaval”

- Juan Ramón Gonzalez (Restaurador de vitrales) Yo lo conocí al poeta Aragón, cuando estudiaba en la “Escuela Provincial de Artes visuales”, llegó a posar como modelo, en clases de dibujo y pintura, recuerdo nos mostraba poemas que que llevaba (muy ajados), en sus bolsillos, además de su infaltable presencia como Rey Momo en Carnaval, yo no pude conservar dibujos de él, pero estimo que compañeros de esa época deben conservar trabajos con su figura.
Selección: Prof. Arrnoldo Gualino

Fuentes: Héctor Nicolás Zinni: “El Rosario de Satanás”; Tomo II, Editorial Fundación Ross, 1991 - – Página de Internet: “Barrio Pichincha: La Historia de hoy y de ayer de nuestro barrio” –.La Capital 22-09- 2010 – Charlas con Gary Vila Ortíz - Rafael Ielpi para La Capital 1867 – 2007 – 140 aniversario. - Gary Vila Ortiz para La Capital (Suplemento Arte/Ciencia/Letras) – 30/07/89, Reproducido por Cachilo - Fragmento de “Marginalia” tomado de la revista El Vecino nº 164, enero de 2003. Firmado por arq. Gustavo Fernetti – Reproducido por Puta Ciudad -, Maritano, Alma: “El Visitante”; Ed. Colihue. 1996