domingo, 9 de junio de 2019

JACK BENOLIEL


JACK BENOLIEL
Profesor. Escritor. Historiador. Periodista.

Jacobo Benoliel, nació el 20 de marzo de 1928 en Juan Bautista Alberdi, Buenos Aires.
Descendiente de una familia africana –sus abuelos y padres nacieron en Tetuán, Marruecos,
Pasó su infancia en Villa Constitución Pcia de Santa Fe. A los nueve años con el fallecimiento de su padre, a quien siempre reverenció, las cosas se complicaron.  





Escuela Normal Nicasio Oroño”, de Villa Constitución; calle Gal. López 1331.

Su madre debió afrontar la crianza de sus tres hijos con sacrificados trabajos, y otorgarles como el mejor legado plena conciencia de Educación y Cultura.
Por tal motivo la familia se debió trasladarse a Empalme Villa Constitución
Se graduó como maestro en la antigua y prestigiosa “Escuela Normal Nicasio Oroño”, de Villa Constitución.
Desde la radio local también tuvo inicia sus primeras armas en los avatares de la profesión de periodista. 




Facultad de Ciencias Económicas de Rosario.

En la ciudad de Rosario continuó sus estudios universitarios en la “Facultad de Ciencias Económicas, Comerciales y Políticas” de Rosario, graduado como licenciado para el Servicio Consular.
Ejerció la docencia como profesor en: el “Instituto Técnico Nº 18”, área "Teoría de la Información y Comunicación" en las materias "Sociología” y “Ciencia Política"
En la “Facultad de Derecho y Ciencias Políticas” de la Universidad Nacional de Rosario. Instrucción Cívica, en la “Escuela de Policía de Rosario”.
Ética Periodística”, en la “Escuela de Periodismo del Círculo de la Prensa” de Rosario.





Centro de la ciudad de Rosario. Peatonal Córdoba y Corrientes.

Consideraba que no todo debía ser intelectual, Jack, tenía pasión por el tenis, deporte que practicó hasta avanzada edad.
Gustaba mirar por televisión a los grandes del tenis fue una pasión de Jack que permaneció secreta para el gran público.





Bella Levy, madre de Jack Benoliel.

De amplia sensibilidad a la lectura visual expresiva, supo valorar las Artes;  amigo de pintores, frecuentaba las muestras en las galería de Arte, concurría al “Museo de Bellas Artes J. B. Castagnino”. Conformó una valiosa pinacoteca de pinturas de artistas locales y nacionales.

A los 37 años de edad Jack, sufre la costosa pérdida de su mecenas, su madre, acontecimiento que lo afectó emocionalmente durante un período.
Jack representó la dignidad, la ética, honradez y espiritualidad en el Hombre de principios. 









Enamorado del saber, la perfección en la oratoria, preciso en las citas, sutil en las tensiones, respetuoso de las diferencias.
Sus discursos siempre fueron esperanzadores; aleccionaba con el altruismo de los grandes del pasado como semillas prósperas para construir el futuro.
Todos lo conocían a todos recordaba, trasuntaba calidez, amabilidad, de gran corazón.
Consideraba la importancia de valerse objetivos nobles universales como: La Justicia, tenacidad, continuidad, búsqueda, esperanza, aprovechar cada momento.     
Siempre tuvo la natural facilidad expresiva para dar comienzo a un encuentro, conferencia o cátedra, concluyendo con la frase sabia, obligando a la reflexión. 




*Fotografía de Jack con su 
  esposa René.

Para nuestra ciudad de Rosario Benoliel, constituyó la valiosa figura de la Cultura de los grandes divulgadores del simbolismo de la Bandera Argentina.
Conformando una bella familia, esposa: René, hijos: Claudia y Edgardo y de ellos sus nietas: Salomé, Cloé, Luna y Sarah.
Jack Benoliel falleció el lunes 2 de octubre del año 2017 a los 89 años.
En su tumba, sobre una lápida negra, a modo del libro que Jack siempre amó, tiene escrito un antiguo aforismo árabe que solía recitar al comenzar sus
conferencias y presentaciones: “Callad si lo que vas a decir no vale más que el silencio”.





A lo largo de su vida llegó a conformar una importante y variadísima biblioteca; muchos de sus libros llevan la dedicatoria afectiva de literatos, investigadores y personalidades.
De amplia generosidad, invitaba a sus alumnos a consultar su biblioteca y prestar sus amados libros.
Con gran acierto su familia legará este valioso tesoro impreso a la “Biblioteca Argentina” de Rosario.

Una inolvidable anécdota
En uno de sus numerosos viajes por el exterior Jack llegó a la Universidad de Salamanca, donde protagonizó una vivencia que contaba como solo él podía hacerlo y que indefectiblemente erizaba la piel a cuantos lo escuchaban con ingente emoción.




*Retrato del Gral. Manuel Belgrano, pintado en Londres por el pintor francés Francois-Casimir Carbonnier, discípulo de David y de Ingres

Compartía aquella sobresaliente experiencia relatando que, obedeciendo a un impulso interno se llegó a esos centenarios claustros y los recorrió acompañado por la sombra de su héroe. 
Cuando preguntó si existía “algún recuerdo del alumno Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano”, devenido luego en uno de los estadistas más preclaros de Argentina, la profesional que lo atendió con deferencia y la envidiable decisión con que Europa guarda todo vestigio histórico, le permitió acceder al legajo estudiantil del prócer.
Prendada de la admiración que brotaban de las palabras con que Jack se refería al gran hombre, la bibliotecaria le ofreció posar sus dedos sobre la solicitud de admisión, el mismo lugar donde la mano de Belgrano estampó su juvenil firma. Jack sabía decir que fue uno de los momentos más emocionantes de su vida, hemos de creerle.




El escritor y orador
Fue un apasionado y prolifero escritor en todas sus variables. Por muchos años sus crónicas aparecían con regular frecuencia en los diarios “La Capital” y “El Ciudadano”, ambos de Rosario.
Los artículos abordan variadas temáticas fundamentadas con citas y apropiadas frases. 
Nos dejó dos preciosos libros, el primero fue “Ensayando Ensayos”, con el patrocinio de la Universidad Nacional de Rosario.
El segundo, “Reflexiones a Tiempo”.
También lo son sus esmerados artículos para la revista “Rosario, su historia y región”.
Su prodigiosa memoria le permitía citar con fidelidad, hechos, frases y también a los grandes de la Literatura. Como orador se destacó por la facilidad de expresarse con una clara y rica discursiva.





Una vida rica en difundir sus conocimientos, colmada de conferencias, a veces dictaba dos en un mismo día, en Universidades, Escuelas e Instituciones del país.
Las entidades que le solicitaban su palabra o le pedían colaboración para introducir dignamente a algún invitado especial.
Públicos de muy diversas provincias tuvieron el singular placer de escucharlo.
Fue un verdadero embajador cultural que supo representar a Rosario con el brillo de su palabra y su don de persona.
Reconocido con el “Demóstenes de Oro” y el título de “Maestro de la Cultura” por el “Grupo Argentino de la Oratoria” (G.A.O.)





Periodismo escrito, radiofónico y televisivo
Su rol de periodista lo ejerció durante muchos años a través de los medios de comunicación y de su entrañable función en la sociedad; presidió el directorio de la “Radio de Rosario”, L.T.8.
Colaborador asiduo de los diarios “La Capital” y “El Ciudadano”, y de la revista “Rosario.3”.
Desde el Canal de cable “Gala Visión”; dio la oportunidad a muchos jóvenes, que desarrollaron sus carreras bajo el ejemplo que les brindaba Jack.
Columnista en el clásico programa televisivo “De 12 a 14”, marcó una época en la televisión de Rosario.
En “Canal 3”, tuvo a su cargo una exposición semanal sobre Historia y Literatura universal, durante treinta años.
Esta función periodística cultural le otorgó el privilegio de entrevistar en Rosario a grandes personalidades de la cultura nacional, latinoamericana e internacional, como Rafael Alberti, Mario Vargas Llosa, Julián Marías, Jorge Luis Borges, Ernesto Sábato, Fernando Savater, María Esther de Miguel, Marcos Aguinis, José Ignacio García Hamilton, Juan José Sebreli, Silvina Bulrich, Tomás Eloy Martínez, Federico Andahazi, Bernardo Ezequiel Koremblit, Mariano Grondona, Jaime Barylko y Julián Marías, Manuel Fangio el quíntuple campeón Mundial de Fórmula 1 entre otros.
En el año 2009 el Concejo Municipal de Rosario lo declaró “Escritor y Periodista Distinguido” de la ciudad.





Docencia
Aquella vocación de maestro normal nacional volvió a llevarlo a las aulas, mucho más tarde que su primera experiencia.
Entre sus múltiples ocupaciones se hizo tiempo para formar comunicadores desde la cátedra de “Ética Periodística” en la escuela de esta disciplina que sostenía el Círculo de la Prensa”.
También supo devolver a la sociedad la oportunidad que gratuitamente le dio la Universidad pública, cuando obtuvo su título de licenciado para el servicio consular en la “Facultad de Ciencias Económicas, Comerciales y Políticas” (Universidad Nacional de Rosario).
La cátedra de “Teoría de la Información y la Comunicación”, en esa misma casa de altos estudios.
Profesor de “Sociología y Ciencia Política” en el Instituto Superior Técnico N° 18 y de “Instrucción Cívica”, en la “Escuela de Policía” de Rosario.




Libros de su autoría
“Ensayando ensayos”, bajo el patrocinio de la Universidad Nacional de Rosario.
“Reflexiones a Tiempo”, con prólogo del Dr. Iván Cullen, prestigioso constitucionalista, son una serie de ensayos pensados y escritos por Jack Benoliel, y compilados por el sello editor de la “Fundación Ross”, que se presentaron en los altos de esta Institución de Córdoba 1347, Rosario.













Reconocimientos y Distinciones
Tuvo una importante actuación con gran espíritu de servicio en la “Sociedad Hebraica Argentina de Rosario”, de la que fue su secretario por nueve fructíferos años.
Tuvo el honor de ser designado vicepresidente de D.A.I.A. (“Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas”).

Quienes lo conocieron saben que Jack fue una simpática y reconocida personalidad en la ciudad de Rosario cuando la “Junta de Historia de Rosario”, lo invitó a formar parte de ella; aportando su empuje a la titánica tarea de contribuir a la memoria y a la identidad de la ciudad.
Años después por sus cualidades accedió como presidente de esa misma Junta.
Cientos de diplomas, plaquetas, medallas, notas de agradecimiento, membresías honorarias y otros testimonios saturaban las paredes y bibliotecas de su estudio.
Entre esos recuerdos destacaba el más valioso; una gran fotografía de su madre.




Distinciones y reconocimientos
A lo largo de su vida recibió distinciones notables: 
- El gobierno de Italia lo designó "Caballeri ufficiale de Italia" por decreto de Roma “Caballero oficial de la República”. El 27 de diciembre de 1986.

 - La “Junta de Historia de Rosario”, lo invitó a formar parte de ella; aportando su empuje a la titánica tarea de contribuir a la memoria y a la identidad de la ciudad. Años después por sus cualidades accedió como presidente de esa misma Junta. 

 - En el año del “Centenario de Empalme Villa Constitución”, se lo declara 
   como su “Hijo dilecto”. Septiembre 1990

- Gao “Grupo amigos de la Oratoria” con mucho afecto y estima por su 
  brillante disertación sobre su tema: “El poema en la oratoria”. Día 3 de junio 
  de 1995.

- Desde 2010 presidió la “Junta de Historia de Rosario”. En el momento de su
  muerte ocupaba la vicepresidencia.

- Distinguido por la “Fundación Ciencias Médicas de Rosario “Profesor Dr. 
  Rafael Pineda” y por la “Fundación para el Desarrollo Argentino”, de la 
  provincia de San Luis. Año 2004.

- La ciudad de Empalme Villa Constitución, lo nombró “Ciudadano Ilustre”, por 
  su gestión en pro de la Cultura. Año 2005.


- Fue socio honorario del “Círculo de la Prensa de Rosario”.

- G.A.O. (Grupo Argentino de la Oratoria), lo distinguió junto al Dr. Carlos 
  Alberto Loprete, de la ciudad de Buenos Aires, con el título de "Maestros de  
 la Cultura"el 15 de abril de 2008.

- El 23 de septiembre de 2009, el Concejo Municipal de Rosario, lo declaró
  “Escritor y Periodista Distinguido” de la ciudad. ​

- Desde 2010 presidió la “Junta de Historia de Rosario”. En el momento de su
  muerte ocupaba la vicepresidencia.

- En el año 2010, fue invitado por la “Asociación Sanmartiniana”, a integrar el
  Cruce de los Andes a lomo de mula, (El mismo trayecto realizado por el 
  ejército del Gral. San Martín); concediéndosele el honor de descubrir la  
  placa alusiva al Bicentenario de la Revolución de Mayo en el Cristo    Redentor, de la Cordillera de los Andes a más de 3000 metros de altura 
  sobre el nivel del mar.

- Reconocimiento por su brillante participación en las “Jornadas Nacionales
  Belgranianas”. Día 23 de junio de 2012

- Recibió la Medalla conmemorativa del "Gral. Manuel Belgrano", de manos 
  del descendiente (chozno) del prócer, Manuel Belgrano, en acto realizado en 
  el Monumento Nacional a la Bandera. Año 2012.

- El vicegobernador de la provincia de Santa Fe distingue al Sr. Jack Benoliel 
  en el marco de las actividades del ciclo “Reconocimientos Día a Día”, al 
  conmemorarse el día de la creación de la academia argentina de letras. 
  El 13 de agosto de 2013.


- Distinguido por la “Fundación Ciencias Médicas de Rosario”. Año 2014
  
- Se le entregó el "Monumento de Cristal" en la Galería de las Banderas de
  América como homenaje a su permanente exaltación del simbolismo del
  Monumento Nacional a la Bandera.

 - Distinguido por la “Fundación Ciencias Médicas de Rosario”. Año 2014

- Integró la Comisión de Cultura del “Círculo Médico de Rosario”.

- Invitado por los Dres. Rafael M. Pineda y Hugo Tanno, formó parte de

  los orígenes y proyección de la “Fundación Ciencias Médicas”.

- En 2017, al cumplirse el “150º Aniversario de la ciudad de Rosario”, disertó 
 “Salón de los Pasos Perdidos” del Congreso de la Nación, en Buenos Aires.




Citas de algunas de sus frases
- “Sería bueno, y es un ideal que llevo adentro, que los hombres que ocupen cargos públicos en la provincia y el país tuvieran que rendir una materia: la vida de San Martín. Los valores éticos, ciudadanos, y en especial su desprendimiento…”
(En la celebración del 50º aniversario de la fundación de la Mutual de Agua y Energía).

- Haciendo referencia a la falta de libertad de expresión: “Se están persiguiendo las opiniones, y hay temores, porque desgraciadamente no es lo que quería Moreno cuando fundó La Geceta, “Día feliz aquel cuando el hombre pueda pensar lo que quiera, y decir lo que piensa” Sobre este tema dijo: “El disenso no aceptado no es disenso” (En la celebración del 50º aniversario de la fundación de la Mutual de Agua y Energía).

 - “Nunca habrá futuro vivo con pasado muerto”

- “Los que se alejan de las virtudes no pueden honrar a la Patria”.  

- “El amor es lo único que construye entre los Hombres, amar es la única forma de
   crecer”

- “Arados y no fusiles, arados para sembrar el amor entre los hombres, la verdad,
   la libertad que soy, no un soldado, prefiero ser un hombre en la Paz”.





Fui a su tumba. Nunca olvidaré sus palabras para el “Día del Amigo” dedicada a un grupo de unos 20 sirios, entre originarios y descendientes, que cenaban en la mesa contigua a la de él.
Se encontraba participando, con un grupo de amigos de su colectividad, de una cena en "Laila", un restaurante árabe.
Fue encantador escucharlo y ver a la colectividad árabe levantarse a agradecerle sus palabras, justamente en el “Día del Amigo”.

                                                                   Miguel Ángel Mancino




* Artículo de Arnoldo Gualino, con datos aportados de conversaciones con su familia y
  publicaciones de Internet de amigos y periodistas. 







viernes, 15 de marzo de 2019

PHILLIPS WHEATLEY



PHILLIPS WHEATLEY
La Poeta Negra

Aunque era una esclava africana, Phillis Wheatley llegó a ser una de las poetas más conocidas de la América anterior al siglo XIX.
Había nacido en 1753; en Senegal / Gambia, África occidental, cuando tenía unos siete años, fue capturada y sometida a la esclavitud.













Alrededor de 1760 Wheatley fue llevada a América, precisamente a Estados Unidos con un cargamento de esclavos refugiados, al mercado de esclavos de Boston.
Debido a su edad y fragilidad física no eran adecuados para el trabajo riguroso en las colonias de las Indias Occidentales y del Sur, los primeros puertos de escala después del cruce del Atlántico.







Alrededor de 1760 Wheatley fue llevada a América, precisamente a Estados Unidos con un cargamento de esclavos refugiados, al mercado de esclavos de Boston.
Debido a su edad y fragilidad física no eran adecuados para el trabajo riguroso en las colonias de las Indias Occidentales y del Sur, los primeros puertos de escala después del cruce del Atlántico.











Fue llamada Phillips, porque así se llamaba el barco que la trajo, y Wheatley, el nombre del comprador que la adopto.
En el mes de agosto de 1761, "en busca de una empleada doméstica", Susanna Wheatley, esposa del prominente sastre de Boston, John Wheatley, compró a la niña.
La familia tenía un hijo Nathaniel y a una niña Mary.
A Phillips Wheatley además de sus tareas domésticas, le enseñaron a leer y escribir.
Pronto se vio inmersa en la Biblia, la astronomía, la geografía, la historia, la literatura británica (especialmente John Milton y Alexander Pope, y los clásicos griegos y latinos de Virgilio, Ovidio, Terence y Homer.
Desde sus primeros años de adolescencia, escribió versos excepcionalmente maduros, aunque convencionales, que fueron influenciados estilísticamente por poetas neoclásicos como Alexander Pope y que se interesaron en gran medida por la moralidad, la piedad y la libertad.







El primer poema de Wheatley que apareció impreso fue "Sobre los señores Hussey y Coffin" (1767).
Pero la obra que significó a Wheatley reconocimiento nacional, fue en 1770 el poema sobre un homenaje a George Whitefield, un predicador popular. Nadie creía que ella fuera la autora de estos textos.

A los veinte años, Phillips fue interrogada por un tribunal de dieciocho ilustrados caballeros con toga y peluca.
Tuvo que recitar textos de Virgilio y Milton y algunos pasajes de la Biblia, y también tuvo que jurar que los poemas que había escrito no eran plagiados.





Desde una silla, rindió su largo examen, hasta que el tribunal la aceptó: era mujer, era negra, era esclava, pero era poeta.

Fue la primera escritora afroamericana en publicar en los Estados Unidos un libro: ”Poemas sobre Varios Asuntos” en 1773, dos años antes de que comenzara la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, y es vista como uno de los primeros ejemplos de la literatura de género afro.






En 1772, cuando Wheatley tenía 18 años, había logrado reunir una colección de 28 poemas, buscó a través de los periódicos de Boston suscriptores para reunir el dinero y publicar su obra; los colonos aparentemente no estaban dispuestos a apoyar la literatura de un africano sin éxito.

Wheatleys viajó acompañada de su madrastra a Londres para contactar con la Condesa de Huntingdon esta instruyó al librero Archibald Bell para que comenzara la correspondencia con Wheatley en preparación para el libro.




La ahora célebre poetisa fue recibida por varios dignatarios: el patrón de los abolicionistas, el Conde de Dartmouth, el poeta y activista Baron George Lyttleton, Sir Brook Watson (que pronto será el alcalde de Londres), el filántropo John Thorton y Benjamin Franklin .

Mientras Wheatley volvía a cruzar el Atlántico para llegar a la Sra. Wheatley, quien, al final del verano, se había enfermado gravemente, Bell circulaba la primera edición de Poemas sobre varios temas, religiosos y morales (1773), el primer volumen de poesía de americano negro publicado en tiempos modernos.
Thomas Jefferson estaba dentro de los críticos más duros de su poesía, al fin y al cabo, los negros no tenían alma, como argumentaban muchos de los seguidores de Thomas Jefferson, uno de sus mayores críticos.
La poesía de Wheatley gira en torno a temas cristianos, con muchos poemas dedicados a personalidades famosas.





 Escasa vez menciona su propia situación en los poemas que escribe.
Además de las técnicas clásicas y neoclásicas, Wheatley aplicó el simbolismo bíblico para evangelizar y comentar sobre la esclavitud. Por ejemplo, " el poema de Wheatley más conocido, que trata de haber sido traída desde África hasta América para ser esclavizada y recordar que los africanos deben ser incluidos en la corriente cristiana.
Muchos editoriales británicos criticaron a los Wheatleys por mantener a Wheatley en esclavitud mientras la presentaban a Londres como el genio africano, exclamando que la familia le había brindado un refugio ambiguo a la joven poeta, de sirviente y a una distancia respetable de los círculos gentiles de la familia. Sin embargo jamás percibió exclusión o demandas de la esclavitud que dominaban por entonces la existencia de negro libre.




Masacre de Boston  (1775-1783)


Wheatley fue liberada de la esclavitud unos meses antes que falleciera su benefactora madrastra el 3 de marzo de 1774.

En 1778, fallecieron su padrastro y Mary. Nathaniel, quien se había casado y se mudó a Inglaterra, y murió en 1783.
A lo largo de los años de guerra y de la siguiente depresión, el asalto de estas realidades raciales fue más de lo que su cuerpo enfermizo o su alma estética pudieron soportar. 





Boston 1780 


El 1 de abril de 1778, a pesar de la desaprobación de algunos de sus amigos más cercanos, Wheatley se casó con John Peters, un negro libre, que aspiraba a la grandeza empresarial y profesional. 
Se mudaron temporalmente de Boston a Wilmington, Massachusetts,







g
Guerra Civil de Estados Unidos 
Se llamó a sí mismo el Dr. Peters, ejerció la abogacía y mantuvo una tienda de comestibles en Court Street, intercambió el comercio como panadero y barbero, y solicitó para una licencia de licor para un bar.

Al igual que muchos otros que se dispersaron por todo el noreste para evitar los combates durante la Guerra de la Revolución.
Las condiciones económicas en las colonias durante y después de la guerra fueron duras, particularmente para los negros libres, que no estaban preparados para competir con los blancos en un mercado laboral estricto.






El matrimonio se separó, Wheatley regreso a Boston con una de las sobrinas de la Sra. Wheatley en una mansión bombardeada que se convirtió en una escuela diurna después de la guerra.
Wheatley que había permanecido honrada y respetada en presencia de los sabios y sectores de la Cultura, trabajaba como sirvienta y padecía una enfermedad crónica de asma y viviendo sus últimos años en condiciones de indigencia y pobreza miserable.





Sin embargo, con tantas penurias a lo largo de estos años, Wheatley continuó escribiendo y publicando sus cinco nuevos poemas y manteniendo, aunque en una escala mucho más limitada, su correspondencia internacional.
Entre octubre y diciembre de 1779, creyendo en su audiencia y amigos evangélicos, buscó recaudar fondos para publicar un segundo volumen, publicando seis anuncios solicitando suscriptores, pero no logró apoyo.
La primera edición estadounidense de este libro: (300 páginas en Octavo", un volumen "Dedicado a la derecha". Benjamin Franklin, Esq.: Uno de los embajadores de los Estados Unidos en la Corte de Francia ", que incluiría 33 poemas y 13 cartas); no se publicó hasta dos años después de su muerte.





Monumento de Wheatley
Boston, Massachusetts.


Durante el año de su muerte (1784), ella pudo publicar, bajo el nombre de Phillis Peters, un poema magistral de 64 líneas en un folleto titulado “Libertad y Paz”, que calificó a América como "Columbia" victoriosa sobre "Britannia Law".
Orgullosa de la intensa lucha de su nación por la libertad que, para ella, anunciaba una eterna grandeza espiritual.
Falleció a la edad de 31 años, el 5 de diciembre de 1784 en Boston, Massachusetts, Estados Unidos.
Es la primera mujer negra destacada en este país, muriendo su tercer hijo tres meses después, fue sepultado a su lado.




De las numerosas cartas que escribió a líderes políticos y religiosos nacionales e internacionales, existen unas dos docenas de notas y cartas.
Como una exhibición de inteligencia africana, fue reconocida aún más en Inglaterra y Europa que en América.
El trabajo de Wheatley fue citado frecuentemente por los abolicionistas para combatir la acusación de inferioridad intelectual innata entre los negros y para promover oportunidades educativas para los afroamericanos.
En los últimos diez años, los académicos de Wheatley han descubierto poemas, cartas y más datos sobre su vida y su asociación con los abolicionistas negros del siglo XVIII.




También han registrado su notable uso del clasicismo y han explicado la intención sociológica de sus alusiones bíblicas. Toda esta investigación e interpretación ha demostrado el desdén de Wheatley por la institución de la esclavitud y su uso del arte para socavar su práctica.

Los libros publicados póstumamente fueron:
 “Memorias y Poemas” de Phillis Wheatley (1834), en la que Margaretta Matilda Odell, una descendiente colateral de Susanna Wheatley, proporciona una breve biografía de Phillis como prefacio de una colección de sus poemas, y “Letters of Phillis Wheatley, Black Slave-Poet de Boston” (1864).

*Selección: Arnoldo Gualino
 Aportes del artículo. Investigación de: Sondra A. O'Neale, (Universidad de Emory, E. Unidos)