miércoles, 1 de mayo de 2013

MARÍA ELENA PIRES GREGORIO. Pintora


MARÍA ELENA PIRES GREGORIO.  Pintora

Nace en Rosario. Egresada del Instituto Superior de Bellas Artes de los Profesorados de Dibujo y Pintura de la Universidad Nacional de Rosario.
Obtiene el Postitulo Actualización Académica en Teoría del Arte Ministerio de Educación de la Pcia. de Santa Fe Sub-Secretaría de Educación.
La primera muestra realizada en 1974, lleva todo lo adquirido en sus estudios universitarios, lo académico con influencias de sus profesores, son óleos abstractos y coloristas.
Ha ejercido la docencia en todos los niveles.
Docente de la Escuela Provincial de Artes Visuales Manuel Belgrano de Rosario.
Supervisora de Educación Plástica Zona 4 Región VI Ministerio de Educación de la Pcia  de Santa Fe.

Desde 1974 realiza, muestras individuales y colectivas; participado en Salones oficiales de Rosario, Santa Fe, Buenos Aires y el exterior, obteniendo diversas distinciones.
Premio Adquisición Riobó Caputto”-´77, Salón Anual de Santa Fe 2000. Museo Provincial Rosa Galisteo de Rodríguez
Premio Categoría Profesional-Expo Arte-1er Congreso Nacional Artistas Plásticos y Consejo Federal en Chubut-Patagonia 94. SAAP-Puerto Madryn-Año  1994
En 1982, finalista Beca para residentes en el interior del país. Auspiciado por el Fondo Nacional de las Artes. Con elección para cursar estudios de pintura en Buenos Aires, con el pintor Noe Nojechoviz.
Primer Premio Adquisición Medalla de oro en Dibujo, XV Salón Anual de Artistas Plásticos Rosarinos. 1981.
Beca otorgada por la Dirección General de Cultura Sección Dibujo Salón Artistas Plásticos Rosarinos-Año 1980.

Obra
Maria Elena Pires Gregorio expone desde 1974, desde entonces sigue un recorrido en su proceso temático y técnico diferenciando etapas.
En sus inicios, las formas abstractas son superficies de colores saturados pintadas al óleo, luego inicia un periodo figurativo de austeridad cromático; prevalece el sepia, las tierras; se opone una mayor precisión de la forma.
Entre 1975 y 1976 realiza una serie de “los bichos” antecede a los dibujos realizados en tinta y lápiz con la incorporación de la figura humana como elemento importante en la composición.
Durante 1979 -1981, el serial del “Tiempo y la Soledad”; plasma la situación de la dictadura militar en nuestro país, por aquellos años.

Temática
Relacionada con el drama de la vida, una tormenta de imágenes, el contacto ineludible del amor y de la muerte; una fascinación por lo aparente de la existencia humana.
Existe una transformación del cuerpo en metáfora un desenmascaramiento, imágenes de una lectura polisémica.
La oculta intención de resignificar la condición humana, ultrajada, despreciada y humillada hasta el desprecio por la vida
El pluralismo estilístico caracteriza a esta producción, la autora dibuja rostros y sueños de todos los hombres, sus dibujos indican los polos opuestos de la existencia humana, concepción, nacimiento, sufrimiento y muerte. La línea es un importante medio expresivo y formal.

La inclusión de la forma humana a partir del Serial del “Tiempo y la Soledad” es intencional, si bien estos personajes no son formas únicas en la composición viven en soledad. Son intérpretes y a la vez observadores desde cada uno de sus espacios.
Imagen como el reloj de arena es la estructura formal que sostiene la composición recordando el tiempo. Los personajes fluctúan, desvalidos y solitarios, en acotados espacios expansivos.
En el proceso y última etapa (2001) aparece la serie de los “Sellos postales”. Técnica de dibujo, precisión gráfica para una temática simbolizada en un icono: manos aliadas y protagonistas en una jerarquizada composición, manos que ejecutan y producen.
Estampillas que en su configuración multiplican la escala y modifican su cometido, la actualidad de diferentes países, dignificando así al Trabajo y al Hombre.

“La profusión de imágenes que cada obra de María Elena Pires Gregorio mostraba en sus trabajos anteriores, ha alcanzado en la Muestra que se exhibe en la “Galería Krass”, de Rosario, una densidad mayor de expresión.
Especialmente en sus dibujos, se puede apreciar una marcada evolución hacia el cuidado de su lenguaje plástico y lo que es muy importante, sin  abandonar esas posibilidades de ferviente expresividad e  imaginación que siempre acompañaron su obra”.               
                                                         Rubén de la Colina - Diario: La Capital 1980
Artículo y entrevista: Arnoldo Gualino

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.